¿Qué es un embudo de marketing y cuándo se debe utilizar?

¿Qué es un embudo de marketing y cuándo se debe utilizar?

El embudo de marketing hace referencia a un proceso utilizado en el marketing online dividido en distintas fases que lleva a cabo un equipo de marketing de una empresa. Es decir, la definición hace referencia a los pasos que debe realizar un usuario para cumplir con el objetivo marcado de una página web.

Los objetivos pueden llegar a ser desde una compra, un registro en la página, un clic o impresión.

Si tu empresa tiene un embudo de marketing bien definido podrás saber en qué proceso de todos pierdes a tus clientes más potenciales. Para saber en qué puntos debes mejorar y así poder optimizar las ventas.

En este artículo hablaremos de una herramienta clave para crear una mayor rentabilidad a tu empresa y conseguir la fidelidad de tus clientes, además de clientes potenciales. Explicaremos las ventajas de utilizar el embudo del marketing y todas las fases que conlleva este proceso.

Ventajas de utilizar el embudo de marketing

La creación de esta herramienta es imprescindible para analizar los puntos débiles y poder mejorarlos. Supone las siguientes ventajas:

Permite conocer en mayor profundidad a tus clientes potenciales, saber cuales son las expectativas que se generan ellos mismos sobre nuestra propia marca. Además, a través del embudo es posible saber qué factores intervienen para que el cliente pase de una fase a otra.

Por otra parte, la generación de leads (son las personas que proporcionan información mediante un formulario y en consecuencia pasan voluntariamente a formar parte de la base de datos de la empresa).

Se estimula y facilita el trabajo al equipo de ventas, esto permite focalizar los esfuerzos en los clientes más antiguos para fidelizarlos. Esta ventaja va unida a potencializar la productividad en la empresa.

Fases del embudo de marketing

Las fases del embudo de marketing se fundamentan en cinco fases, las cuales son:

Atracción o contrato

El objetivo principal de la primera fase es dar a conocer tu empresa y empezar a atraer nuevos clientes. Hay que conseguir que los usuarios conozcan en qué segmento del mercado está tu empresa y cómo comercializas los productos o servicios que ofreces.

Interés

Cuando el público ya conoce tu empresa, es necesario captar el interés de los posibles clientes que tu empresa pueda llegar a conseguir. El nacimiento del interés puede producirse de forma natural o inducir el interés la propia empresa.

El interés que se genera de manera natural es el que tu propia empresa difunde a través de la página web de la marca, los usuarios indagan sobre la marca y su interés por ella. Mientras que el interés de forma automatizada se puede llegar a estimular mediante cookies o CTAs.

Deseo

Una vez hayas despertado el interés de los clientes potenciales, la siguiente fase es crearles el deseo de adquirir los productos o servicios que ofrezca tu empresa. Debes de generar ganas, curiosidad y afán.

Venta

Es el paso más deseado por cualquier empresario, pero al que lamentablemente no todos los clientes llegan. Es el momento en el que el cliente potencial se convierte en un cliente de tu empresa, para llegar hasta este paso debes realizar los anteriores y que estos estén correctamente hechos.

Fidelización

Y por último, el paso número cinco es el que toda empresa busca, retener a los clientes. El objetivo es que el usuario una vez haya realizado la compra en tu empresa, siga escogiendo la tuya como primera opción de compra comparado con las empresas competidoras.

Para ello, la fidelización consiste en realizar y promocionar ofertas y novedades sobre tu empresa, haciendo campañas de email marketing.

No todos los clientes llegan hasta el final del embudo, es por ello que tu empresa debe obtener una gran cantidad de conversiones para crear un buen plan de marketing y diseñar las estrategias que más le convengan a tu empresa, fijándose en los objetivos principales de la empresa.

Realizar un embudo de marketing para tu empresa será imprescindible para captar y fidelizar a los clientes y que la marca obtenga un reconocimiento superior.

¿Y tú, ya eres Marquista?

Ser Marquista significa ser amante de las marcas. ¿Y que hay más importante para el éxito que ser una Marca? En Marquistas hacemos todas las acciones necesarias de comunicación y publicidad para que tú y tu empresa podáis llegar a serlo.

Proyectos más visitados